psicólogo, separación, hijos, divorcio

¿COMO ME PUEDE AYUDAR UN PSICÓLOGO EN MI SEPARACIÓN?

Sin comentarios septiembre 16, 2017

La misión de un psicólogo dentro del proceso judicial que implica una separación, un divorcio, un cambio de medidas, o en un proceso de adopción se realiza desde el ámbito de la psicología jurídica, distinta de la psicología clínica, pero complementaria al mismo tiempo.

La función del psicólogo perito o forense, es la de evaluar mediante técnicas e instrumentos la capacidad o competencia de los padres para ejercer la custodia de los hijos.

Cuando trabajamos en cuestiones de custodia o tutela, se debe incluir a todo el sistema familiar que interactué con el menor, no sólo a padre y madre.

El objetivo final es el de contestar de manera clara y sencilla a la pregunta que realice el Juez, para asesorar a éste en su decisión en cuanto sobre quién debe recaer la custodia, o tutela, buscando siempre el bienestar del menor.

Además, tras la separación y el divorcio, el psicólogo puede ayudar al menor y a los progenitores a adaptarse a los nuevos cambios que se van a producir en el ámbito familiar, con el establecimiento de las nueva rutinas, normas y hábitos.

Lo más recomendable para los niños es que la nueva situación sea lo más parecida posible a la anterior en términos de normas y límites, que vaya al mismo cole, que tenga la misma hora de llegada a casa, etc ..  no debiendo permitir que los niños, y adolescentes se aprovechen de la circunstancia de desajuste emocional de los padres y posibles sentimientos de culpabilidad para sacar nuevos beneficios.

El periodo más crítico es el primer año, que es cuando se hacen evidentes los mayores cambios. Los problemas más frecuentes suelen ser los emocionales, seguidos de los escolares, sociales y físicos, que normalmente desaparecen por sí solos con un poco de paciencia y comprensión, pero que en caso de agravarse o no remitir puede acudir a un profesional de la psicología que le asesorará y tratará la niño con técnicas que le ayudarán a superar el conflicto interno que exista dentro del menor o el adulto.

Recordemos que no es la separación en sí misma lo que determina las alteraciones en el niño, si no:

  • La ausencia física y emocional de los padres
  • Los conflictos entre los padres
  • Las discrepancias en la educación, y en aspectos varios que afecten al desarrollo del niño.
  • Perder el contacto con figuras de apego importante
  • Relaciones de poca calidad con los padres.

Recuerde que la calidad del tiempo que dedique a sus hijos, será el tesoro más valioso que ustedes le puedan otorgar


Sin comentarios